Diseño arquitectónico de fachada en Hotel Seeko’o en Francia

Hotel Seeko'o, Burdeos, Francia. Proyecto del Taller King Kong; fotografía de Arthur Pequin
Hotel Seeko'o, Burdeos, Francia. Proyecto del Taller King Kong; fotografía de Arthur Pequin


Una fachada creada con la superficie sólida Corian® de DuPont™ para el hotel Seeko’o en Burdeos, Francia.

La elegante fachada en blanco hielo del hotel Seeko’o se destaca en la zona portuaria de Burdeos. Seeko'o significa “iceberg” o “glaciar” en Inuit, y desde un comienzo se trató de un concepto inusual y atrevido.

Crear un hotel exclusivo en el centro de Burdeos, en la ribera izquierda del Garona, crearía polémica de todas maneras; se trata de un punto de referencia de la ciudad, muy conocida por respetar su herencia y su espíritu de “ciudad de piedra”. Sin embargo, ese era precisamente el desafío: construir un proyecto que rompiera con la tradición y armonizara, al mismo tiempo, con su entorno.

Con el fin de crear el efecto “iceberg” deseado, el arquitecto Jean-Christophe Masnada, del Atelier d’architecture King Kong, tuvo la idea de desarrollar una fachada con la superficie sólida Corian® de DuPont™.  Si bien las propiedades de estética y el desempeño del material lo convirtieron en la opción evidente, nunca se había realizado un proceso de revestimiento exterior como este.
 
Todas las pruebas y validaciones técnicas fueron realizadas por Qualiconsult, una organización de normas francesa, como parte de una “Enquête Technique Nouvelle” (nueva investigación técnica). Dicha investigación se realizó en colaboración estrecha con Anne-Line Citerne, líder de proyectos de DuPont, quien explicó: “El innovador sistema de fijaciones que se desarrolló para este proyecto se validó como un proyecto de revestimiento de fachada nivel R+4 en un área de vientos Clase II durante la investigación de Qualiconsult. El sistema utiliza marcos de aluminio Façalu de la empresa Etanco, e incorpora fijaciones invisibles que unen los paneles de Corian® de DuPont™ en un sistema de sujeción al marco en perfiles secundarios y horizontales. El marco tiene unos 10 cm de espesor y se le puede aplicar, en caso necesario, un material de aislamiento exterior o una película a prueba de lluvias entre cada barra. El innovador sistema ofrece una sorprendente solidez frente a impactos y una excelente resistencia frente a cargas positivas y negativas”.

El proyecto se basa en todas las cualidades inherentes de Corian® de DuPont™ para aplicaciones en exteriores: es suave, no tiene poros, es resistente a las condiciones climáticas y a los grafitis, tiene una buena resistencia a los rayos UV y bordes del mismo color que las caras y uniones entre cada panel. La translucidez de Corian® también se puede explotar con belleza en las aplicaciones exteriores.

El concepto de una fachada creada con superficie sólida Corian® se le ocurrió en una etapa temprana a Jean-Christophe Masnada, que se refiere con entusiasmo acerca del proyecto: “Estábamos impresionados por este noble y exquisito material de DuPont, el cual nos permitió alejarnos de los sistemas de fijaciones tradicionales para fachadas. Los paneles de la fachada se disponen sobre un marco de metal doble para asegurar una buena nivelación en todas partes: la tolerancia entre los paneles se ajustó en un milímetro. También tuvimos que lidiar con paneles grandes pero delgados, lo que significaba que eran pesados pero potencialmente frágiles”.  

Continúa: “el desafío era tanto transportarlos como fijarlos en el soporte. La fachada no tiene puntos de fijación visibles, sino que usamos un dispositivo de fijación oculto creado con Corian® de DuPont™ que significó usar un inserto de metal con una rosca de tornillo empotrado en el material. En él se atornilló un gancho que se fija a sí mismo en el marco secundario cada 30 cm. Así, se implementó una metodología de colocación especial que tomó en cuenta todos los tipos de marcos vidriados de la fachada”.  

“Corian® de DuPont™ ofrece la ventaja adicional de la facilidad de mantenimiento y la capacidad para repararlo en el mismo lugar. Incluso después de su instalación, si ocurre algún daño, se puede renovar mediante un proceso que implica pulir los daños superficiales o cortar y reemplazar las secciones dañadas para finalmente volver a pulir. El transformador de la fachada y AEA, fabricante de Corian® de DuPont™, trabajaron con mucho cuidado debido a los altos niveles de precisión requeridos. El creador de la fachada desarrolló específicamente para este proyecto un sistema de elevación bastante inteligente, ya que los paneles no hubieran resistido un sistema de elevación "convencional". Gracias al uso de este sistema, pudieron deslizar los paneles sobre rieles y luego levantarlos a una posición horizontal para finalmente girarlos verticalmente de modo de colocarlos en la posición que les correspondía en la fachada”, señaló Masnada.

Una superficie Corian® fresca y limpia en Glacier White fue la opción evidente para destacar el sutil aspecto escultural del edificio, con sus líneas, planos y ángulos, sus aberturas iterativas y sus juegos de luces y sombras. En el interior, las espaciosas habitaciones ofrecen una vista del Garona.

El espacio interior se “liberó” tanto como fue posible. Incluso los baños están dentro de las habitaciones, con una simple protección para brindar privacidad. La simplicidad es el motivo, desde el cielo hasta las alfombras. El tema del diseño de Corian® de DuPont™ se repite y el material vuelve a aparecer en el interior, ya que los baños están equipados con cuencas fabricadas con Corian®, con una geometría que evoca el aspecto general del edificio. En el vestíbulo de la recepción, la mesa de 4,5 metros de largo, que también está fabricado con Corian® de DuPont™ en Glacier White, replica la fachada del exterior.