Reducción del estrés por calor mientras se mantiene la protección térmica con Nomex®

Para lograr una protección máxima contra incendios, la mayor parte posible del cuerpo debe estar cubierta por vestimenta de protección resistente a las llamas. Para esto, se necesitan pantalones largos y mangas largas, y debe compensarse, al mismo tiempo, el trabajo caliente en los climas cálidos y húmedos.

Es comprensible que los trabajadores industriales se preocupen por el estrés por calor que puedan experimentar al usar vestimenta de protección.

Hay tres factores en juego, a saber: las condiciones externas, que incluyen la temperatura, la humedad y el viento; el peso de la prenda y el tipo de vestimenta; y el tipo y nivel de actividad.

Factores que contribuyen al estrés por calor:

cualquier actividad hace que nuestros cuerpos generen calor. Este calor debe perderse o disiparse a través de la piel y la vestimenta para que el cuerpo mantenga el equilibrio térmico adecuado. Si el cuerpo no puede perder todo el calor que acumula, se produce estrés por calor. Existen dos maneras principales en las que nuestros cuerpos pierden calor, a saber:

1. transferencia de calor seco: cuando la temperatura ambiental es menor que la de nuestra piel. Dado que la temperatura corporal interna es superior a 90°, la mayoría de las veces se produce transferencia de calor seco.
2. transferencia de calor por vapor: sudor y vapor del sudor. El sudor genera una capa de humedad en la superficie de la piel; cuando esta agua se evapora, nuestro cuerpo se enfría. El equilibrio entre el calor que crean nuestros cuerpos mediante la actividad y el calor que se pierde a través de la transferencia de calor seco y por vapor determina cuán calientes o fríos nos sentimos.

El peso influye más que el tipo de tela.

Cuando se trata de la vestimenta en sí, el peso de la tela tiene más influencia que el tipo de tela para determinar cuándo se produce estrés por calor y si se produce o no en ambientes calientes y húmedos.

Los fabricantes de vestimenta FR normalmente indican el peso de la tela en onzas por yarda cuadrada (oz/yd2). Esto se traslada al peso general de la prenda.

Por ejemplo, las prendas fabricadas con fibra DuPont™ Nomex® y con tela DuPont™ Protera® se consideran muy livianas. Gramo por gramo, ofrecen el menor peso posible y el mayor nivel de protección al mismo tiempo. Con un peso de 4.5 oz/yd2, una prenda real fabricada con DuPont™ Nomex® IIIA puede pesar tan poco como 603 gramos.

Por el contrario, aun los overoles de algodón FRT más livianos disponibles comercialmente se fabrican con telas de un peso especificado de 7 oz/yd2, mientras que algunos de los overoles de telas de algodón FR más usados tienen un peso especificado de 9 oz/yd2. Estas telas más pesadas hacen que el peso de las prendas de algodón FR sea normalmente mayor que el de las prendas de Nomex® en 453,6 gramos o más.

                                 El peso real de la tela difiere del peso especificado. Copyright 2012 DuPont.

 

La permeabilidad al aire también es clave en la reducción del estrés por calor

La permeabilidad al aire es la capacidad que tiene una tela para dejar pasar aire a través del material. Dado que la mayoría de los productos FRT están tratados o cubiertos con tratamientos retardadores de llama, estas prendas no son solo más pesadas, sino que también tienen una menor permeabilidad al aire. Por el contrario, las prendas fabricadas con DuPont™ Nomex® y DuPont™ Protera® ofrecen hasta el doble de permeabilidad al aire que las telas FRT.

En general, el calor, la humedad y el nivel de actividad son los factores principales que contribuyen al estrés por calor, más que el tipo de tela. Tenga en cuenta estos factores cuando elija vestimenta FR, para controlar la comodidad de quien usará la vestimenta y para garantizar que se eviten los factores que llevan al estrés por calor.

                                          El tejido abierto o denso afecta la permeabilidad al aire. Copyright 2012 DuPont.
 


                                        Protera® es 2 veces más permeable al aire que FRT. Copyright 2012 DuPont.

 

Control de la humedad y comodidad térmica

El último factor que debe considerarse es el control de la humedad. Una vez que el cuerpo pasa de la transferencia de calor seco a la transferencia de calor por vapor, la capacidad que tenga una prenda para eliminar la humedad del cuerpo y permitir su evaporación será un factor clave en la comodidad que sentirá quien la vista. Las prendas fabricadas con DuPont™Nomex® y DuPont™Protera® pueden eliminar eficazmente la humedad.


                                                Control de la humedad de Nomex® y de FRT. Copyright 2012 DuPont.

                                            Control de la humedad de Protera® y de FRT. Copyright 2012 DuPont.

 

Conclusión

La resistencia a las llamas integrada de la tela fabricada con la fibra DuPont™ Nomex® y la tela DuPont™ Protera® no es solo inherente, sino que permite reducir el estrés por calor al proporcionar una prenda más cómoda, ya que es más liviana, tiene mejor permeabilidad al aire y ofrece un mayor control de la humedad.